¿Por qué me cuesta tanto maquillarme?

Hay mujeres a las que se les hace muy difícil maquillarse. Desde mi experiencia he conocido dos situaciones bien marcadas para que esto ocurra. Algunas mujeres se exigen la perfección asociada a una imagen preconcebida, generalmente provista por la publicidad; y otras no son conscientes de que aprender a  maquillarse es como aprender a montar bicicleta, es decir…se necesita una bicicleta, se necesita tiempo para practicar y paciencia para soportar una que otra caída antes de hacerlo bien. Y por sobre todo se  necesita que le guste la idea de montar una bicicleta.

Esto último puede parecer insignificante pero es muy importante. A mi asesoría llegan muchas mujeres por distintos motivos. “Me tengo que maquillar porque mis amigas me lo dicen” “Me tengo que maquillar porque mi novio me lo pide” “Me tengo que maquillar porque mi trabajo lo exige”. Créanme, ninguna de estas razones son lo suficientemente poderosas para hacer cambios de hábitos y lograr el maquillaje deseado.  A veces es más sencillo conseguir amigas que te acepten tal cual eres o que cambies de novio, de hecho hasta sería mucho más sano.  Si  vas a maquillarte porque otros lo quieren así, lo más probable es que lo hagas con mucho esfuerzo, te sea una carga, y a pesar de haberlo aprendido termines haciéndolo de mala gana y mal. La razón más poderosa está cuando ves el beneficio para ti misma y lo haces porque tú quieres.

¿Y qué pasa si te das cuenta que no quieres hacerlo? No pasa nada. No es la única manera de verse bien. Recuerda que es parte de la naturaleza humana quererse, conocerse, valorarse, acicalarse, acariciarse, ponerse atractiva para gustarse y gustar. Y que las personas encontramos una u otra forma de hacerlo y expresarlo. Ningún exceso es bueno obviamente, pero quien no busca cuidarse y verse bien tampoco está en equilibrio y bienestar.

Volviendo, a quienes ya tomaron la decisión de aprender y se les torna difícil.  Si perteneces al grupo que persigue la perfección orientada por la publicidad, necesitas  entender que todas  las personas somos diferentes. Lo que le va a la modelo o a tu amiga, no necesariamente servirá para ti. Todo el día los medios nos bombardean de imágenes, caras perfectas muy bien seleccionadas y algunas arregladitas con aplicaciones de computadoras. Y luego, todos los
días, las mujeres detrás de las pantallas o portadas intentan igualarlas. Eso no está bien. Necesitamos conocer cómo es nuestro rostro y qué estamos haciendo al día de hoy para destacarlo y si esto nos está funcionando . Por todo ello siempre es recomendable que la clase que tengas sea lo más personalizada posible, y si es sólo para ti mucho mejor.

Si eres del segundo grupo, bienvenida al super club:  “No tengo tiempo”, “No tengo presupuesto”, “Me parece difícil”, etc. etc. etc. Bueno felizmente para eso existimos quienes damos este tipo de asesoría. El truco está en definir tu estilo de vida y aterrizar qué tipo de maquillaje te va mejor, teniendo en cuenta las mejoras que necesitas hacer y evaluando tu habilidad.

Entonces todo se resume en ser realista y paciente. Los pasos para realizar un buen maquillaje no son complicados pero hay que saber escoger cuales de ellos necesitas y cuales son los productos adecuados para ti.  Reconocer tu estilo de vida y acomodar tu maquillaje a ello. Y definir un tiempo de práctica. Como si de un deporte se tratara. Cada persona debe ser consciente de su realidad, esto implica que  evalúe su habilidad, si tiene tiempo y su presupuesto.La habilidad en las manos, tiempo para practicar hasta lograr el maquillaje que se desea y presupuesto para los materiales.

Si crees que tienes poca habilidad, no te preocupes sólo necesitarás más tiempo, te recomendamos tomar una clase privada y evaluar si necesitas más de una.
Si crees que tiene poco tiempo para maquillarte, sólo tienes que definir lo mínimo necesario para verte bien.
Si crees que tienes poco presupuesto, es lo mismo, sólo tienes que definir lo mínimo necesario para verte bien y concentrarte en lo básico para ti.

Si eres de las mujeres que está buscando sofisticarse, necesitarás tiempo y presupuesto. Tiempo para practicar y tu presupuesto para conseguir materiales que logren un maquillaje más elaborado. En este caso lo mejor es tomar una clase particular porque una mujer exigente en su estilo por lo general busca diferenciarse del resto.

Felicito a todas las muchachas que al día de hoy hicieron del compromiso y hoy están logrando verse como ellas desean. Si aún no lo has logrado,  puedes participar de nuestros talleres grupales o clases privadas.

Aquí te dejo algunas preguntas comunes en mis clases. Si tienes más hazlas con confianza.

Preguntas  y Opiniones frecuentes

Opinión 1. ¿Es suficiente un gloss y un delineador?

Dependerá de tu edad y de que tan cuidada está piel. La materia prima y decisiva para el maquillaje es la piel, mientras mejor la tengas menos cantidad de producto se necesitará para lograr buenos efectos. Usualmente el gloss y delineador se los dejo a las muchachas de 18 años para abajo que
tengan una muy buena piel. En adelanta siempre hay algo que podemos mejorar.

Opinión 2. ¿En cuanto tiempo se puede aprender?

El tiempo varía de acuerdo a lo que quieres lograr y tu habilidad. He visto mujeres que en el lapso de dos horas logran maquillar su rostro y sus ojos con sombras con técnicas básicas, para sorpresa de ellas mismas, ya que nunca se habían maquillado antes. Sin embargo hay otras que les es complicado incluiso acomodar sus manos para la aplicación de la máscara de pestañas. Y hay quienes quieren lograr las técnicas más sofisticadas. Si eres de estos dos
últimos grupos sugiero contratar una clase privada así toda la atención estará centrada en ti para darte las indicaciones paso a paso.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *