Tabita, una sesión de fotos muy especial

Hay días en nos levantamos, nos vemos al espejo y no nos vemos nada bien. Imagina que eso te pasara todos los días. ¿Cómo te sentirías?, tal vez triste, tal vez con enojo.  Lo cierto es que tu día a día  sería muy pesado, estresante y poco amable para ti; porque todos reflejamos lo que llevamos en el interior.

Hace poco en el camino de la vida me reencontré con una amiga de años. Marvi,  es Psicóloga Clínica y me propuso trabajar la imagen de algunas de sus pacientes  y hacer con ellas  sesiones de fotografía. A Marvi la motiva el deseo de inserción de sus pacientes. El resultado ha sido gratificante porque podemos ver la transformación no sólo de la imagen sino de la actitud y ánimo de las personas.

Conocí a Tabita un jueves. Es atenta a su entorno y muy solícita, sin embargo le cuesta sonreir frente a una cámara.  Pareciera como si buscara esconder su sonrisa, haciendo con su rostro un gesto muy rígido. Una vez que la peinamos y la maquillamos super natural, su cabello logró brillo, se resaltaron sus ojos, su expresión cambió ligeramente. Quería sonreir aunque aún le costaba hacerlo.

 

Ensayamos varias tomas, Tabita jugó con la cámara se tiró al piso, se subió en las bancas, estuvo muy feliz con la sesión. De todas las fotos nos quedamos con una en la que quiso sonreir directamente a la cámara. Aunque aún no conseguimos mostrar la gran sonrisa que tiene este fue un buen comienzo. Todo cambio es un proceso y este fue buen paso.

Esta sesión ha sido muy especial porque trabajamos con una persona especial.  Esto nos recuerda que, si no estás feliz por dentro  difícilmente lo transmitirás. Muchas veces creamos una imagen acerca de nosotros en nuestra mente, y bajo esa creencia la forjamos en el exterior. Está en tu poder tener la imagen que tú desees. Hasta luego

 

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *